english

jueves, 12 de febrero de 2015

Perder la cara

 
Hola a tod@s, mis queridos amigos.
 
Hoy quiero presentaros a una nueva amiga, que se ha colado en esta casa desde Canadá y Nueva York. Se llama Victoria Brewster, es trabajadora social y también tiene un blog precioso, NorthernMSW, en el que desde hace 3 meses rebloguea con mi permiso los contenidos de Proyecto HU-CI y está ayudando a difundir nuestro mensaje al otro lado del Atlántico. No hay gracias suficientes para Vikki.
 
Hablaremos más detenidamente de Vikki en el futuro inmediato, ya os explicaré por qué.
 
Hace unos días, Vikki publicó en la web de Ottíti (desde Francia, otra recomendación), una revisión del libro recién publicado de alguien que conocéis: Kathy Torpie.
 
 
Os quería traducir su post en un breve resumen:
 
"Un libro sorprendente y una mujer increíble.
 
Kathy Torpie se fue al infierno y consiguió regresar con una nueva mentalidad. 
 
 "Tanto si lo aceptamos como si no, el cambio es inevitable... cómo respondemos para cambiar es quizás lo que verdaderamente nos define al final."
 
En 1994, Kathy Torpie sufrió un terrible accidente de tráfico en un choque frontal con un conductor borracho. Politraumatismo muy grave: cara aplastada, piernas, muñecas y costillas rotas y los pulmones perforados...Y sin embargo sobrevivió. 16 operaciones y estrés postraumático que continúa 20 años después. Aquel accidente le quito su cara, su cuerpo, su espíritu y su seguridad.
 
Y esto le obligó a redefinir su lugar en el mundo.
 
Imagínate ser su padre al recibir la llamada del horrible accidente.  
 
Imagínate estar atrapado en un cuerpo destrozado donde no puedes hablar, pero todo lo oyes que pasa a tu alrededor y que incluye miembros de la familia y profesionales hablando de ti en vez de a ti.
 
A las 3 semanas pudo hablar tras ser retirada la ventilación mecánica, y por fin pudo expresar sus deseos. Tuvo que empezar de cero: hablar, masticar, cagar y caminar. Como los bebés.
 
En su libro "Losing Face: A memour of lost identify and self-discovery", Kathy describe su experiencia personal en un sistema sanitario dividido y compartimenzalizado, poco coordinado y que le suposo una experiencia de vida: la dependencia de otros y la denuncia sobre la necesidad de coordinar el trabajo interprofesional y hacerlo multidisciplinar.
 
Kathy es hoy conferenciante internacional y psicóloga, y presenta su experiencia a profesionales sanitarios en charlas alrededor del mundo. Utiliza su experiencia para que seamos conscientes de la experiencia del paciente."
 
Sin duda, Kathy Torpie ha sabido transformar su experiencia personal en energía motor de cambio, al igual que nuestro querido José Luis Díaz. Ambas historias se alzan en este blog entre las más visitadas, y sus experiencias han sido compartidas en muchas Universidades de Medicina y Escuelas de Enfermería. Toda una victoria desde la situación más precaria. Todo un ejemplo.
 
Tenemos mucho que aprender de nuestros pacientes, y eso se hace parándonos a escuchar. Toca reconectar.
 
De dentro a afuera.
 
Feliz Jueves,
Gabi

1 comentario :

  1. Me encanta que compartamos experiencias. Es enriquecedor para tod@s!

    ResponderEliminar