english

jueves, 12 de mayo de 2016

Aves del Paraíso, para #12visibles12M




Un médico escribiendo sobre enfermeras, gracias a la invitación de dos buenos amigos que ni siquiera aún pude conocer en persona. Pero es cuestión de tiempo. 

Hay cosas que no es necesario decir, pero en otras muchas ocasiones es necesario gritar en alto lo obvio, por las dudas. Y esta es una de esas ocasiones. 

Como podréis entender, tras más 15 años de relación estrecha, he vivido miles de historias y enseñanzas. Muchísimas relaciones y personas pasaron por todo este tiempo, que quizás puedan resumirse en la sensación de gratitud y admiración que guían estas líneas. 

La eterna pregunta sobre el cuidado y la curación, y la incansable lucha personal por no elegir, porque yo lo quiero todo. Esa lucha de clases impuesta que no tiene ningún sentido, pero que perpetuamos de forma enfermiza. 

Nuestra formación nos lleva a entrar en contacto más tarde de lo debido, cosa que nunca entenderé y que en algún momento también cambiaremos. Es allí, donde empieza todo, al lado de la persona que sufre. Y es allí donde siempre hay una enfermera. No hay nadie más. 

En esa distancia corta y tan incómoda donde es tan difícil estar. 

Allí estás tú, acompañando en silencio y llenando ese espacio con tu presencia. Incluso a veces sin ser consciente, enseñando cómo hay que hacer las cosas. Sin filigranas, simplemente haciendo un trabajo imposible para todos y guiado por el amor a los demás. 

Casi nada. 

Y la gente ve dioses donde no los hay, en vez de apreciar esas Aves del Paraíso. Incluso tú tampoco te ves, y eso tienes que cambiarlo compañera. 

Es hora de decirlo, de devolverte aquello que nunca fue nuestro. Porque todos sabemos que sois imprescindibles. 

Porque no podemos vivir sin tu presencia, tus silencios, tus manos, tu humildad, tu sensatez, tu paciencia, tu sonrisa, aquellas palabras que curan. Ahora que tus diplomas te acreditan en el mundo académico, ese basado en la evidencia, te agradezco lo que me enseñaste cada día y que nadie registró: un máster en relaciones humanas basadas en la entrega y el amor, del que apenas empiezo a ser aprendiz. 

Gracias a todos y cada uno de mis compañeros de viaje. 





Gabi Heras

10 comentarios :

  1. Gracias Gabi, Gracias por ser tan humano, gracias Gabi por tu palabras, sobretodo gracias Gabi por ver a la enfermería como una compañera transversal en los cuidados que se brindan a las personas, un ser, el humano y un equipo, el de salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fer, las cosas como son. En breve... nos abrazamos

      Eliminar
  2. Buenos días a todos:

    Primero agradecer a todos los profesionales de la enfermería su trabajo y su dedicación tan importante.

    Segundo agradecer estas palabras de Gabi.

    Y en tercer lugar, y por eso no menos importante, quiero hacer un homenaje a mi tía Teresa, aprovechando esta publicación, por toda la pasión y labor que ha hecho como enfermera en diversos hospitales allá en Chile, concretamente en la zona de Viña del Mar.

    La última vez que la vi fue en la boda de mi hermana en Enero del año 2012. Caminaba muy lentamente, encorvada y deteniéndose cada pocos pasos. Me acerqué a ella y le ofrecí mi brazo para llegar hasta donde se encontraba el resto de invitados. Salvo en la ceremonia como en la comida ya no me separé de ella hasta que se fue. Pudimos tener una conversación larga, tranquila y sobretodo humana.

    Me dijo que ya no podía hacer lo que más le gustaba, que era realizar su trabajo de enfermera, que su espalda le dolía mucho, que su corazón no tenía tanto fuelle y que sus piernas no le respondían. Pero que seguía con la misma vitalidad interior de siempre y os digo que su mirada lo corroboraba.

    En el momento que comenzaba la fiesta me regañó diciéndome que qué hacía con una "vieja curca" como ella, sentado durante el baile, teniendo una esposa tan bonita esperando para bailar. Yo le respondí que si no le importaba me quedaría con ella un rato más porque tal vez esa fuese la última vez que nos pudiéramos ver en persona, que la distancia es mucha y las ocasiones pocas.

    Ya han pasado cuatro años desde la última vez que la vi y aunque soy muy optimista en que ella no leerá estas palabras quiero mandarle todo mi cariño.

    Os dejo un par de enlaces con una reseña de una entrevista que le hicieron hace unos años.


    http://enfermeriajw.com/experencias-de-profesion-volcadas-en-poesias/

    http://enfermeriajw.com/wp-content/uploads/2012/10/Experencias-de-mi-profesi%C3%B3n-las-vuelco-en-mis-poes%C3%ADas.pdf

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fran, y gracias Teresa. Juntos sumamos más, cada vez está más claro

      Eliminar
  3. "Comenzarás a tocar el cielo, Juan, en el momento en que toques la velocidad perfecta. Y no es volar a mil millas por hora, o a un millón, o volar a la velocidad de la luz. Porque cualquier número es un límite, y la perfección no tiene límites. La velocidad perfecta, hijo mío, es estar ahí." Juan Salvador Gaviota" Richard Bach

    Gracias de corazón querido Gabi, nuestro Juan Salvador GABIota. Gracias por enseñarnos a volar. Gracias por volar alto, por volar perfecto, por abrazar con tu vuelo a las aves del paraiso.

    Abrazos,

    Elena :)



    ResponderEliminar
  4. GRACIAS GABI DE CORAZÓN, así con mayúsculas porque lo grito desde lo más profundo de mi ser, tu eres una enfermera más, porque tu cuidas y humanizas y eres ejemplo a seguir en como se debe tratar al paciente, tu eres ejemplo de colocar al paciente en el centro y por ello debemos seguir tus pasos y aportar valor con H a nuestros cuidados. Un fuerte abrazo, t'estim molt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Teresa. Exactamente eso soy, uno más. Entre todos cambiamos el sistema desde dentro.

      Eliminar
  5. Si Teresa, tienes razón. Gabi lleva una enfermera dentro, una de las mejores enfermeras que conozco. Tenemos suerte de ser contemporaneas de un ser humano tan bello y al mismo tiempo un profesional tan grande que está escribiendo la historia de la medicina, la enfermería y cultura de los cuidados. Tenemos suerte de estar en el mismo espacio-tiempo y lo más importante, de ser conscientes de ello.

    Besos para los dos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomaos una ronda las dos que pago yo jajajajaja

      Eliminar